La Luna y la agricultura: 4 fases de siembra.

La siembra y las fases lunares

Según algunas teorías la siembra de semillas de rápida germinación se debe realizar en la luna nueva a cuarto creciente y en condiciones edafoclimáticas (combinación de suelo y clima) favorables. La germinación más rápida y homogénea se da en semillas en cuarto creciente, en cambio en luna llena a cuarto menguante es ideal para aquellas semillas de germinación lenta, así también se recomienda germinar semillas durante cinco días a partir de los dos últimos días del cambio de luna menguante o luna creciente, ya que la semilla incrementa su actividad fisiológica.

En las fases de luna llena y luna nueva el daño provocado por patógenos aumenta, en este periodo es recomendable realizar el control de plagas y enfermedades como también el control de malezas. “Todo lo que crece bajo la tierra (tubérculos, rizomas) debe sembrarse en luna Menguante y todo lo que crece por encima de la tierra (semillas), debe sembrarse en Cuarto Creciente”.

La Luna y la agricultura biodinámica

La biodinámica es dentro de la agricultura orgánica, la vertiente que más ha tomado en consideración las influencias cósmicas, siendo la de la luna una de la más importantes. En esta línea se centra en dos reglas básicas muy simples: “todo lo que crece sobre la tierra se siembra en creciente y todo lo que crece bajo la tierra se siembra en menguante”.

todo lo que crece sobre la tierra se siembra en creciente y todo lo que crece bajo la tierra se siembra en menguante
La Luna y la agricultura

La Explicación para esas reglas estaría en el mejor aprovechamiento de la luminosidad de la Luna. Así las semillas plantadas en Luna Creciente, que a cada día reciben mayor luminosidad de la Luna tienden a germinar a brotar más rápidamente y a desarrolla más la parte aérea como hojas, flores y frutos realizando la fotosíntesis con mayor eficiencia.

Por otro lado, las semillas sembradas en Luna Menguante, aumentando la oscuridad hacia la luna Nueva, pasa los primeros días con poca o ninguna luminosidad Lunar atravesando un periodo vegetativo más largo, fortaleciendo las raíces antes de brotar o emerger.

La fuerza de la gravedad también podría contribuir para el poder Lunar, actuando sobre los líquidos de los organismos y agilizando sus procesos vitales. Sería el mismo tipo de influencia que las fases de la Luna ejercen sobre el movimiento de las mareas. Aquí también las investigaciones científicas modernas coinciden con las enseñanzas antiguas y en la práctica popular.

La Luna y la influencia en los cultivos

Los agricultores tradicionalmente regulan sus siembras y los nacimientos de animales de granja siguiendo de la Fase lunares. Es un conocimiento empírico heredado de generación a generación , y actualmente la aplicación de tecnologías cada vez más innovadoras, ha logrado resultados espectaculares. Principalmente dentro del sistema de agricultura orgánica se ha rescatado la influencia ejercida por la Luna sobre los cultivos. Aunque en la mayor parte de la ciencia agrícola moderna, la influencia Lunar sobre el desarrollo de las plantas carece de importancia, todas las tradiciones campesinas incluyen en la organización de los trabajos, el conocimiento de las fases de la Luna y la influencia que ésta ejerce sobre los ciclos vitales.

Las semillas

La germinación es importante a la hora de pensar en cultivar, en ese sentido se dice que una germinación rápida de hortalizas se consigue entre el periodo de Luna Nueva a Cuarto Creciente donde también debe considerarse las condiciones edafoclimáticas que estén favorables. Esta germinación es más rápida y homogénea en Luna Nueva y esto se da en semilla que tienen un corto periodo de germinación.

En Cambio, entre el periodo Lunar de Luna a Cuarto Menguante, la recomendación en la germinación de semillas se hace para aquellas que tienen una germinación lenta. La recomendación de tomar semillas para germinar debe estar durante cinco días a partir de los dos últimos días de cambio Lunar en la
Luna Menguante a Creciente, debido a la latencia de semilla y que pueda pasar a un estado de actividad fisiológica interna que le permita la germinación.

La Luna el arroz, trigo, maíz, girasol, soja y sorgo

A los granos como obtenidos de los cultivos de arroz (Oriza sativa), trigo (Triticum aestivum), maíz (Zea mays), girasol (Helianthus annus), soya (Glycine max) y sorgo (sorghum vulgare), se considera de importancia económica, debido a las condiciones que ofrece para la seguridad alimentaria y agroindustrial.
Dentro los granos secos (como se los conoce), debe pensarse en sus niveles de aceites y contenido de humedad al momento de su cosecha.

El mejor periodo es la fase de la Luna Menguante hasta los primeros días de la Luna Nueva, esto debido a la acción de la savia en la planta.

El calendario Lunar Agrícola

Es un documento creado y diseñado que sirve como herramienta para la planificación e investigación de labores agrícolas en relación con los 16
ritmos lunares. Las fases lunares se forman por la relación angular entre la posición del sol y la luna con respecto a la tierra e influye directamente en el
movimiento interno de los fluidos en las plantas.

Calendario Lunar Agrícola
Calendario Lunar Agrícola

Primera fase: De Luna nueva a cuarto creciente

Entre las fases de luna nueva a cuarto creciente, el incremento de la luminosidad de la Luna provoca que las plantas tengan un crecimiento, mejor desarrollo del follaje y la raíz de las plantas mayor germinación, hay una buena disponibilidad de agua en el suelo, ideal para semillas de rápida germinación.

Son muchos los agricultores que prefieren realizar sus labores agrícolas en este período de reposo, porque admiten que las plantas pueden adaptarse con mayor facilidad a los cambios y prepararse para el siguiente período. En las etapas de luna nueva y cuarto creciente, el aumento de la luz proveniente de la luna genera un mayor poder germinativo de las semillas, promoviendo un crecimiento balanceado, más desarrollo del área foliar y de la radical en las
vegetales, ya que hay una buena disponibilidad de agua en el suelo.

¿Qué sembrar en Luna nueva a cuarto creciente?

Es bueno podar plantas y árboles enfermos para que se regeneren la Luna Cuarto Creciente. Se puede deshierbar selectivamente, en lo posible con azadón antes del cambio lunar para evitar rebrote rápido. El control de plagas es especialmente exitoso si se hace inmediatamente antes de la Luna Nueva (manejo integrado de plagas entre otros).

¿Qué labores agrícolas no debo realizar en Luna nueva a cuarto creciente?

Tres días antes y el mismo día de Luna Nueva no se recomienda sembrar o plantar, esto debido a que las plantas casi no germinan ni echan raíces y su desarrollo es lento. Es preferible no realizar deshierbe en los días antes y después de Luna Nueva para no lastimar a las raicillas secundarias.

Segunda fase: De cuarto creciente a Luna llena

Esta etapa no favorece el crecimiento radicular; sin embargo, es ideal para el desarrollo del follaje. La luminosidad de la Luna estimula la semilla para que esta germine fuerte y sana, las semillas sembradas en cuarto creciente pasan más tiempo bajo la luminosidad de la Luna (lo que le favorece), contrario a las sembradas en menguante que transcurrirá más tiempo en la oscuridad.

En cuarto creciente y luna llena se dan los mayores movimientos de sustancias a través de la savia de la planta, principalmente en la parte aérea (tallo y hojas); sin embargo, un mayor o menor daño o ataque a los cultivos por los insectos y microorganismos dependerá del estado de equilibrio nutricional en que las plantas se encuentren, este mismo efecto es realizado en el sistema radicular, pero en las otras dos fases.

Algunos autores especifican que en las etapas de cuarto creciente y luna nueva en las cuales se encuentra el mayor porcentaje de germinación, lo que significa que el productor tendrá mayor disponibilidad de plantas si siembra en esta fase y con ello la probabilidad de tener mayores rendimientos, si las demás condiciones (nutrientes, agua, insectos o enfermedades) son favorables.

En las etapas de Cuarto Creciente se obtienen mayores rendimientos. Es importante considerar que los campesinos, en forma general, recomiendan ésta fase para cultivar, contrario a la recomendación del “Almanaque Lunar”, que recomienda el Cuarto Menguante. (Carrillo & Criollo, 2005).


Durante las etapas de cuarto creciente, luna llena, cuarto menguante y luna nueva no se altera el número de vainas por planta y el peso de las semillas es inferior al obtenido en luna nueva, también (Camacho & Guerra, 2002), nos indican que, para las hojas, la recolección habría de realizarse en las etapas de luna llena y cuarto creciente.

Las flores deberán cosecharse en las etapas de cuarto creciente o luna llena. Los frutos y semillas recolectados en la etapa de cuarto creciente son aptos solamente para consumirse inmediatamente.

¿Qué labores de huerta debo hacer en cuarto creciente a luna llena?

Las Labores de descompactar el suelo son más fáciles ya que la tierra trabaja de adentro hacia fuera esto contribuye a la respiración del suelo. Es bueno realizar la preparación de compost ya que se acelera el proceso de descomposición de los materiales orgánicos a utilizar. En caso de sequía es conveniente regar de manera moderada, puesto que la tierra, en esta fase no asimila grandes cantidades de agua (agua capilar).

¿Qué labores de huerta no debo realizar en cuarto creciente a luna llena?

No es bueno abonar, porque el abono difícilmente penetra en el suelo y no es aprovechado debidamente y los nutrientes se pierden con el agua gravitacional. No es conveniente podar, ya que al realizarla las plantas pierden demasiada savia que perjudica su normal desarrollo. No es recomendable deshierbar debido a que las malezas se propagan con facilidad. Es poco conveniente controlar plagas como las hormigas …

Tercera Fase: De Luna LLena a Cuarto Menguante

Se sugiere que debido a la luz de la Luna se disminuye moderadamente durante el período entre luna llena a cuarto menguante, la planta concentra sus energías en el desarrollo radicular, por ello es recomendable la siembra de semillas de germinación lenta.


En esta fase la influencia de las etapas de la luna beneficia el desarrollo y el crecimiento de forma muy adecuada en muchas plantas, entre las cuales se destacan las trepadoras, buganvillas o veraneras, rosales, leguminosas, glicinas, etc. Por otro lado, también se ha comprobado que en algunos vegetales la floración sigue el ritmo del flujo y el reflujo de las mareas.

¿Que sembrar en luna llena a cuarto menguante?

Es bueno sembrar 3 días antes de la Luna Llena hasta seis días después, evitando sembrar el mismo día de luna llena y el cambio Lunar. Es ideal para abonar. Es conveniente dejar los preparados biodinámicas, purines, bioles, etc., expuestos a la radiación de esta luna.

¿Qué no es recomendable en luna llena a cuarto menguante?

No es bueno trabajar en la tierra el mismo día del cambio Lunar, no se puede podar pues la pérdida de nutrientes y de la savia es mayor que en los árboles. No es conveniente regar a no ser que exista sequía y por lo general siempre ocurre un cambio climático (mayor lluvia o sequía). No es recomendable cavar ni picar cerca de las plantas.

Cuarta Fase: De Cuarto Menguante a Luna Nueva

En esta fase, la luz de la Luna es menor y el desarrollo del sistema radicular y foliares más lento, se considera que este es un período de latencia en donde la adaptación de la planta es buena. Según, para el manejo de especies que interfieren en el desarrollo de la planta, sean insectos es mejor sembrar el cultivo en luna llena o luna nueva, al considerar que perjudica el organismo pernicioso. Por otro lado las fases de cuarto menguante a luna nueva, no favorecen el crecimiento de los vegetales, ya que la ausencia de luz frena el desarrollo de las estructuras encargadas de asegurar el crecimiento.

De cuarto menguante a luna nueva los organismos subterráneos son estimulados, por la oscuridad de este período, a alimentarse con sustancias de origen orgánico. Estudios realizados revelan que durante las fases de cuarto creciente, luna llena, cuarto menguante y luna nueva el número de vainas por planta no se altera; el peso de las semillas es significativamente inferior al obtenido en luna nueva.

Basándose en las prácticas tradicionales de agricultores europeos en relación con las fases lunares forma dos grupos de plantas: las que se siembran en luna creciente que crecen en altura y dan frutos, como guisantes, tomates, habichuelas, etc., y las que se siembran en luna menguante que se desarrollan al ras del suelo como las lechugas, o bajo tierra como las zanahorias, nabos, patatas …

Los movimientos lunares están compuestos de dos fuerzas de atracción hacia la tierra esta son, el perigeo cuando se encuentra más cercana, y el Apogeo cuando se encuentra completamente alejada. Este proceso se genera en un aspecto de naturaleza magnética, entonces cuando se aleja de la tierra la mayor concentración del impulso es en las raíces y hojas, y al acercarse, la influencia se da en las flores y los frutos.

¿Que realizar en nuestro cultivo de cuarto menguante a luna nueva?

Es bueno podar por ejemplo rosales, en caso de té (poda profunda y apical), abonar frutales, controlar y cortar malezas, porque estas no retoñan tan rápido. La savia se concentra en las partes subterráneas, es recomendable para injertos (sean frutales permanentes: críticos, cacao, duraznos, etc.), podas, siembra favorable de tubérculos (papas, zanahorias, rábanos, yuca, etc.). Se recomienda el riesgo ya que éste permanecerá como agua higroscópica en el suelo.

¿Qué no sembrar en cuarto menguante a luna nueva?

No se recomienda sembrar plantas de crecimiento rápido. Debido a que el poder germinativo y el crecimiento rápido. Debido a que el poder germinativo y el crecimiento por encima de la tierra se reducen con la Luna Menguante.

Bibliografía y enlaces

Compartir:

Deja un comentario